LAS FUSIONES BANCARIAS DIFICULTAN EL ACCESO A LA FINANCIACIÓN DE LAS EMPRESAS

GRACIAS POR CELEBRAR 10 AÑOS CON NOSOTROS
1 septiembre, 2020

LAS FUSIONES BANCARIAS DIFICULTAN EL ACCESO A LA FINANCIACIÓN DE LAS EMPRESAS

Si el acceso a la financiación para las empresas ya era un trabajo difícil en tiempos donde existía una amplia variedad de proveedores financieros, ahora que estamos ante el inicio de un baile, en el que varios bancos buscan pareja, la situación se complica aún más. Además, las entidades financieras no solo compiten entre ellas, sino que en el mercado hay muchos más proveedores financieros. Todo ello unido a la crisis actual provoca un encarecimiento del coste de dinero.

Financiación más cara

Las cuentas son claras. Al ir desapareciendo entidades bancarias, la competencia es menor y por tanto el coste de la financiación se incrementará equilibrándose en todas ellas. Si a esto le añadimos, el endurecimiento de las condiciones de la financiación a las pymes en julio, tras cuatro meses en los que la financiación fue “barata” por los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el resultado es el incremento del coste del dinero para cientos de empresas que se encuentran en una situación límite.

Así, la reestructuración bancaria iniciada en 2008 tras la crisis económica vuelve en una época marcada por la incertidumbre y la búsqueda de una rentabilidad que ahora no existe. Una rentabilidad en un momento donde la pandemia económica amenaza a cientos de negocios que tienen dificultades para conseguir financiación para su empresa.

Fusionarse o arruinarse

Desde hace varios años el BCE, el Banco de España así como la Autoridad Bancaria Europea (EBA) viene insistiendo en la necesidad de crear un tejido bancario competitivo, incluso abogan por bancos transfronterizos. Caixabank y Bankia han sido la primera pareja en unirse y marcar el camino de otras posibles fusiones. El fin es el mismo que en otras uniones anteriores: sobrevivir. Se trata de uniones que llevan consigo un alto precio para los propios bancos ya que deben cerrar sucursales y reducir plantillas, dadas las necesidades de reducir costes, y el giro de los clientes en el uso de la banca online.

De momento, desde el punto más álgido de número de oficinas, en septiembre de 2008, año en que estalló la crisis financiera, hasta marzo de 2020, últimos datos del Banco de España, las entidades bancarias han cerrado 22.142 sucursales de un total de 46.000, lo que ha llevado a la destrucción de 100.000 puestos de trabajo de los 250.000 existentes en 2008. La tendencia actual continua en la misma línea: cierre de sucursales y reducciones de plantilla para optimizar costes. CaixaBank  este ejercicio cerrará 418 locales, Ibercaja prescindirá este año de 60 oficinas, y baraja un número similar para 2021, Unicaja cerrará 89 sucursales este año, etc.

Ante esta situación, denominada ya por muchos, como “pandemia financiera” resulta fundamental el equilibrio en las cuentas así como la diversificación de la procedencia de la financiación. De momento, según el mercado, Sabadell será el próximo en fusionarse. El préstamo continuará siendo el instrumento financiero preferido por las empresas. Y el precio de la financiación se incrementará: menos bancos, financiación más cara.

Comments are closed.