SGR: EL GRAN DESCONOCIDO EN TIEMPOS DEL COVID-19

La crisis del coronavirus ha situado a los bancos en el centro de todas las miradas, pues son los encargados de tramitar las líneas de avales ICO. Sin embargo, el tiempo pasa y cada vez son más las empresas que necesitan agilidad en las gestiones, algo que es evidente no está sucediendo. La burocracia de estas ayudas unido a la propia situación está dilatando su llegada lo que se traduce en facturas acumuladas y mucha incertidumbre entre los empresarios. Según el informe ‘La empresa española ante el Covid-19’, elaborado por KPMG y CEOE “el 51% de los empresarios asegura que no tendrá más remedio que reducir plantilla para intentar hacer frente a la situación actual por la crisis sanitaria”.

En este sentido hay que buscar opciones alternativas que puedan complementar la financiación procedente de las entidades financieras. Entre estas alternativas, destacan las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Estas Sociedades han activado líneas específicas para empresas afectadas por la pandemia, con unas condiciones especiales para quienes ya son clientes, pero con muchas ventajas para los nuevos. Su objetivo es facilitar el acceso al crédito de las pymes prestándoles apoyo mediante la concesión de avales que respalden su posición financiera frente a las entidades de crédito.

Ventajas del aval de la SGR para las PYMES en tiempos del COVID-19

  • FINANCIACIÓN EXPRESS para que empresas y autónomos con insuficientes garantías puedan tener acceso a la liquidez.
  • Operaciones PRECONCEDIDAS en función de un prerating de la empresa.
  • Seis o doce meses de CARENCIA.