DEPARTAMENTO FINANCIERO: qué valor le da a tu EMPRESA

Las calles empiezan a recuperar su vida, su normalidad, pero los efectos que esta pandemia ha provocado han afectado a la vida de todas las personas y de todas las empresas, da igual su tamaño. Adaptación y capacidad de toma de decisiones han sido dos baluartes fundamentales estos meses. La incertidumbre en los departamentos financieros ha sido una constante, los planes y previsiones se han visto alterados y los financieros se han visto obligados a adaptarse a una realidad cambiante.

El departamento encargado entre otras funciones de elaborar presupuestos, asesorar a la dirección y, sobre todo, buscar financiación en caso de que la compañía lo requiera, ha visto cómo sus tareas también se han visto alteradas. Los planes que hasta ahora eran claves para una empresa han tenido que adaptarse a los tiempos, los recursos financieros se han reducido y esto ha supuesto una lucha diaria de los financieros por no perder el equilibrio en las cuentas. Los motivos han sido diversos: falta de previsión, de experiencia, de tiempo, de alternativas,…La respuesta la misma: salir adelante.

Outsorcing financiero

Además, en épocas de crisis, el papel del director financiero, también conocido como CFO, resulta determinante en cualquier compañía, de ahí que cada vez más empresas que no disponen del tiempo necesario para gestionar este área recurran a externalizar este departamento. Así el outsorcing financiero está adquiriendo cada vez más relevancia en el panorama empresarial y situaciones como la vivida ponen de relieve la importancia de una correcta gestión de este departamento. Más allá del tradicional papel de servir de apoyo a los planes de la compañía, el departamento financiero está pasando a ocupar un papel más estratégico, que le permite participar directamente en la elaboración de la hoja de ruta empresarial.

Anticiparse a contratiempos y tomar decisiones resultan dos actitudes que cualquier financiero debe tener. Pero más allá de los atributos que pueden asignarse a quien dirige el área financiera en una empresa, existe otra enseñanza que el COVID-19 nos ha enseñado: hay que diversificar la procedencia de la financiación empresarial. Las compañías que no dependían exclusivamente de un proveedor financiero han tenido menos inconvenientes para obtener liquidez. De ahí que cada vez haya más pymes interesadas en recurrir a la financiación alternativa y por ello, SGR, fondos de inversión o plataformas de crowdlending deben convertirse en un complemento a la financiación bancaria.