Cómo optimizar tu flujo de caja durante una crisis de liquidez

El secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó que la crisis del coronavirus es “la peor desde la Segunda Guerra Mundial”, los datos del paro del mes de marzo registran un aumento en más de 300.000 personas respecto al mes anterior y los trabajadores afectados por ERTEs rondan  los 3 millones. Si a esto sumamos el hecho de que las medidas aprobadas por el Ejecutivo no terminan de dar respuesta a esta situación económica, los resultados son poco optimistas y el flujo de caja se convierte en un elemento clave.

Las empresas están afrontado días duros, cada una de ellas presenta sus particularidades e intenta afrontar esta situación de la mejor manera posible. Quienes cuentan con una buena planificación económica tendrán menos problemas para hacer frente a esta situación, pero existen muchos negocios a los que, ante la imposibilidad de llevar acabo su actividad, se les reducen mucho sus opciones.

Uno de los puntos que creemos que va a ser determinante para las empresas españolas es cómo gestionan su tesorería de aquí en adelante. Por ello, te damos una serie de recomendaciones para optimizar tu flujo de caja en estos momentos:

1. Analiza el estado de tus cuentas

Realiza un análisis del balance de situación de tu empresa. De un vistazo veras el estado de tus cuentas, cuáles son aquellos aspectos a los que has de prestar atención para evitar tensiones entre gastos e ingresos. Los números pueden haber empeorado en los últimos días, pero si la trayectoria de la empresa es buena en los meses previos, las posibilidades de acceder a financiación serán mayores.

2. Asegúrate que tu cadena de suministro no está en riesgo

El área financiera de las empresas se puede ver perjudicada por la cadena tanto de clientes como de proveedores, por ello debemos conocer el estado de los mismos. Es muy importante analizar detenidamente cada uno de los componentes de tu cadena de suministro.

3. Revisa tus fuentes de financiación

Dadas las circunstancias actuales de extrema incertidumbre, nada se debe dar por sentado. Analiza cada uno de tus proveedores de financiación y establece un plan de acción para confirmar que estos siguen estando disponibles. Analiza cuánto efectivo necesitará tu empresa y por cuánto tiempo. Intenta realizar este análisis y compáralo con tus fuentes de financiación para ver si son suficientes para superar el periodo de crisis. Explora nuevas vías de financiación si ves que con tus proveedores actuales no llegas a cubrir tus necesidades de liquidez.

4. Prioriza el área financiera

Si en estos momentos no tienes tiempo para gestionar la financiación de tu empresa, recurre a especialistas en el área. Cada empresa es experta en un área y no en todas hay departamento financiero, pero en estos momentos es fundamental tener controlada la tesorería. Una buena gestión de los recursos en esta situación resultará clave para una buena marcha de la empresa. Es momento de analizar el ebitda, diversificar los proveedores financieros, eliminar gastos superfluos, analizar el circulante,…

5. Revisa tus costes variables

Todo coste que no sea indispensable para la empresa debe ser revisado y potencialmente minimizado.  Teniendo en cuenta tu análisis de necesidad de liquidez, deberás considerar qué es realmente necesario a corto y medio plazo. ¿Qué inversiones pueden ser suspendidas o realizadas más adelante? Si una vez eliminados todos los costes variables, la situación sigue siendo complicada es momento de barajar otras alternativas.

6. Aplaza el pago a proveedores

Tal y como hemos comentado, los clientes también pueden convertirse en fuentes de financiación, unas veces porque podemos establecer tiempos de pago y otras veces porque se puede negociar con ellos los pagos.

7. Controla y ejecuta tus facturas pendientes de pago

En la situación de crisis actual, los problemas de suministro y ventas afectan directamente al flujo de caja y hacen que aquellas facturas pendientes de cobro sean una fuente de liquidez que se debe explotar. Además, es posible que algunos de tus clientes se vean obligados a establecer unas condiciones de pago menos favorables. Por ello, debes ser riguroso con los procesos de cobro de las facturas. Así por ejemplo, factorizar tus facturas pendientes de cobro puede ser una vía excelente para obtener liquidez en un corto periodo de tiempo.

8. Considera otras alternativas de financiación

Aunque son los bancos los proveedores financieros que más titulares están acaparando en estos momentos de crisis, existen otros proveedores financieros que pueden ser un complemento a la banca y una alternativa indispensable en estos momentos. SGR, fondos de inversión, plataformas de crowdlending o financieras pueden ser algunas opciones que supongan un alivio para muchas empresas.

 

¿Buscas un préstamo para tu empresa a corto plazo?